Bci: solución para agentes bancarios

Bci es uno de los bancos más importantes del país. Hoy, la empresa cuenta con más de 300 puntos de contacto, oficinas en el extranjero, miles de clientes provenientes de diversos mercados y cerca de 10.500 colaboradores activos.

Sin embargo, ser una empresa grande y tener la responsabilidad de mantener a flote un proyecto de miles de personas, conlleva la necesidad de no ser superados por los tiempos. Es así como la digitalización se volvió un proceso imperativo que, de la mano de Cotalker, se ha podido llevar a cabo exitosamente.

La aplicación se ha convertido en una herramienta de gran ayuda en cada etapa del camino a la automatización, con el foco siempre en una mejor experiencia para los distintos stakeholders en el banco.

“Cotalker es una aplicación que tiene las respuestas en línea, por lo que la antención a los clientes es mucho más eficiente y rápida”‌
‌‌
‌— David Torres, Ejecutivo Premier Banco Bci

Rompiendo Paradigmas

Los nuevos tiempos imponen el desafío de romper paradigmas. La era de la tecnología supone un estado de cambio constante en las organizaciones. Pero claro, romper la inercia no resulta fácil a simple vista. Una de las etapas más complicadas de transformar es la capacitación de los trabajadores.

Con Cotalker y por medio de nuestra plataforma Buddy, Bci implementó una nueva estrategia de formación constante para sus colaboradores, llevando este proceso al puesto de trabajo y al día a día.

Antes, la formación se trataba de un proceso lento, tedioso y costoso. Hoy, toda la información está al alcance de sus teléfonos.


Todo momento es una oportunidad de aprendizaje. Para Ivanoa Ferrando —Jefe de Formación de Banco Retail Bci— los beneficios en capacitación se ofrecen sobre tres factores de vital importancia:

Democratización del conocimiento

“Muchos hablan de que el conocimiento está en la sala, nosotros queremos cambiar eso y comenzar a decir que el conocimiento está en Cotalker”‌
‌‌
‌- Ivanoa Ferrando, Jefe formación Banco Retail Bci

Otro paradigma que actualmente se puede percibir entre los colaboradores, es la idea de que el teléfono y el plan de datos propio es una herramienta que sólo debe ser ocupada para la vida privada e intereses personales. En palabras de Ivanoa, “este paradigma se derriba cuando los colaboradores se dan cuenta de que la herramienta que les estamos proporcionando efectivamente les genera valor”.

De esta forma, con el paso del tiempo y en la medida en que la aplicación se vuelve una herramienta de uso diario, los colaboradores internalizan lo valioso que es para ellos mismos ocupar su propio smartphone para la vida laboral. Involucrar las herramientas propias en el trabajo es un gran paso para encaminar la cultura en los grupos humanos a un ambiente de constante aprendizaje y creación de valor, facilitando, al mismo tiempo, la vida de todos los colaboradores.